¿Tras una educación de calidad?

 

 “Más y mejor educación para todos” “Equidad e igualdad de oportunidades”  “Escuela inclusiva” entre otros,  han sido en estos últimos años,  los lemas de la educación en nuestro país. Frases cargadas de buenas intenciones pero carentes del  respaldo que sólo una política educativa  seriamente estudiada,  planificada, instrumentada  y financiada,  garantiza. Reglamentaciones  deficitarias acompañadas de  improvisaciones pedagógicas  e  insuficiente capacitación profesional,  formaron  el conjuro que transformó  a la educación argentina- calificada hasta  hace no tanto, como una de las más avanzadas, prestigiosas  y progresistas de América Latina–  en una educación en crisis. Hoy la enseñanza pública argentina ha tocado fondo (si es que éste existe)  y los ejemplos son innumerables: clases superpobladas, infraestructura edilicia deteriorada, incremento de la  deserción escolar etc.

Las causas de esto  son muchas y de variada índole: económica, política, histórica etc.   y debiéramos sincerarnos con ellas para poder revertir la situación pues continuar ignorándolas no nos conduce  a ningún resultado positivo. Pero hasta tanto  el análisis y el  debate se produzcan, resulta imprescindible entrar en acción. ¿Qué frente atender y priorizar cuando son tantas las problemáticas? Teniendo presente que el objetivo central de la escuela es la transmisión de conocimientos,  y que es éste el rol  del maestro en las aulas, podríamos dar el paso inicial definiendo  y delimitando el perfil del docente necesario para la recuperación educativa en nuestro país e instrumentando la capacitación profesional adecuada,  coherente y consecuente para  tal fin. La formación y capacitación docentes es una de las mayores carencias y deudas de la  política educativa nacional. Revertir esta situación  traerá aparejada una serie de eventos afortunados que impactarán en  el nivel educativo de nuestros estudiantes puesto que una formación de calidad conlleva a una transmisión de saberes de calidad: estimulo vital y potente en el proceso de enseñanza – aprendizaje.

María Josefina Sánchez

Lic. en Gestión Educativa

www.tutoriasescolares.com.ar

 

Esta entrada fue publicada en Educación. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.