La importancia de la amistad

 

 

10641291-estos-dos-chicos-son-mejores-amigos-amigos-para-toda-la-vida

 

 

 

Afrontar las dificultades y disfrutar de los beneficios de las amistades puede ser muy importante en el desarrollo de un niño.

Algunos niños con discapacidad, especialmente aquellos con dificultades de aprendizaje, tienen dificultad para entablar y mantener las amistades. A continuación se ofrece información sobre estas dificultades y se sugieren algunas formas de manejarlas.

Las personas más importantes en la vida de los niños son usualmente sus padres, hermanos, otros adultos y otros niños. Si bien las relaciones con los adultos y los hermanos son muy importantes, las amistades con otros niños con frecuencia tienen un gran efecto en el desarrollo social del niño. Éstas pueden establecer un patrón para las relaciones sociales a futuro. Más importante aún, las amistades con otros niños pueden satisfacer muchas de las necesidades de los niños incluyendo las necesidades de:

  • Compañía y recreación
  • Sentirse cómodo y seguro emocionalmente
  • Pertenencia
  • Aprender diferentes formas de actuar e interrelacionarse con los demás. Por ejemplo, aprendiendo a dar y a recibir, a manejar el desacuerdo, a respetar a los demás y a responder a los sentimientos
  • Sentirse bien consigo mismo

Etapas en las amistades

Niños de edad preescolar

En niños de edad preescolar, con frecuencia vemos que…

  • En lugar de jugar directamente unos con otros, los niños pequeños juegan unos al lado de otros.
  • Escogen los amigos basándose en los que ven regularmente.
  • Los amigos son quienes comparten juguetes y juegan juntos.
  • La amistad termina si hay un pleito o si el amigo se muda.

Niños en edad escolar

En niños en edad escolar, vemos con frecuencia que…

  • Los amigos son quienes se ayudan, tienen intereses similares y disfrutan de las mismas actividades.
  • Comprenden que los amigos comparten los sentimientos y la forma de pensar.
  • A veces comprenden que las amistades son suficientemente fuertes para sobrevivir un pleito o una separación.

Entre los 6 y 9 años de edad, los niños comienzan a comprender que otras personas pueden percibir las situaciones de forma diferente a ellos y sobre los 10 años de edad llegan a comprender que un verdadero amigo es aquel a quien puedes contarles tus pensamientos íntimos y que los respeta.

Adultos

Al llegar a la adultez, las personas usualmente han aprendido que puedes confiar en un amigo, que el amigo te escucha, se da cuenta cuando necesitas ayuda y te la ofrece.

Cómo hacen amistad los niños

Con frecuencia se piensa que hacer amistades es un proceso natural y continuo. Sin embargo, ser capaz de forjar amistades depende de:

  • La autoimagen del niño
  • Lo bien que se comunique
  • Si se comporta de una manera que fomenta la amistad
  • Si es capaz de reconocer y utilizar una variedad de destrezas sociales

Desafortunadamente no todos los niños tienen éxito cuando intentan hacer y conservar las amistades.

Los niños con discapacidad, particularmente los que presentan problemas de aprendizaje, pueden tener dificultad para hacer amigos. Los problemas de comunicación al igual que las dificultades en el área de habilidades sociales pueden convertir el hacer amigos en una tarea formidable.

Las investigaciones (Slee, 1996) indican que los niños con dificultades de aprendizaje presentan:

  • Menor probabilidad de escoger los comportamientos que les ayudarán a llevarse bien con los demás en situaciones sociales.
  • Menor probabilidad de resolver situaciones sociales problemáticas, por ejemplo, en casos de desacuerdo.
  • Menor probabilidad de comprender los resultados de su comportamiento.
  • Menor probabilidad de tomar en consideración a sus interlocutores en las conversaciones.
  • Menor probabilidad de manejar aspectos más complicados de las interrelaciones, por ejemplo, la persuación, negociación, dar y recibir críticas.
  • Mayor probabilidad de ser rechazados y abando-nados por sus compañeros y sus pares.
  • Menor probabilidad de ajustarse a nuevas situaciones sociales.

Cómo pueden ayudar los padres…

  • Involucrar al niño en actividades con otros niños. Por ejemplo, llevándolo a grupos de juegos, al parque, a programas recreativos tales como los Scouts, las Guías y el YMCA.
  • Invitar a otros niños a jugar en casa.
  • Enseñar al niño cómo llevarse bien con los demás en situaciones de juego.
  • Enseñar a los otros muchachos sobre la discapacidad de su hijo. Por ejemplo, cuando la discapacidad involucra un problema de comunicación, explíqueles cómo comunicarse con él.
  • Preparar al niño para responder preguntas que podrían hacerle tales como “¿por qué usas una andadera?”
  • Si el niño ha tenido una mala experiencia con otros niños, escúchelo y utilice palabras que reflejen sus sentimientos para demostrarle que Ud. comprende. Por ej.: “Seguro que te sentiste muy bravo cuando Juan se burló.”

Cómo pueden ayudar los maestros…

  • Aparee al niño con discapacidad con un compañero de edad similar que sea bueno forjando amistades. Por ejemplo, con alguien que sea amistoso y se comunique bien.
  • Ofrezca a todos los niños del salón información general sobre la discapacidad.
  • Enseñe destrezas sociales en el salón utilizando programas especializados. (ej. “Stop, Think, Do”).
  • Inste a los niños a llevarse bien en el salón
  • Utilice literatura infantil para enseñar destrezas sociales. Existen muchos libros sobre temas como la amistad, la socialización, la conversación y jugar juntos.

Fuente: Novitas.org.au

Traducción: Angela Couret

Publicado en Paso-a-Paso

Esta entrada fue publicada en Integración Social y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.